La relación entre “alimentación y cáncer” fue establecida por vez primera por “Ellen G. White” en Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX; no obstante, hasta hace pocas décadas que esta verdad se ha aceptado en la medicina convencional, ya que están aumentando las evidencias científicas que respaldan la existencia de una alimentación anticáncer.

Constituye una verdadera contradicción el hecho de que los alimentos, que debieran proporcionar salud y vida, se hayan convertido en la causa principal de cáncer, de tal manera que una “alimentación incorrecta”, frecuente en los países industrializados, constituye la fuente más importante de sustancias cancerígenas.

La alimentación ha sido establecida en un 35% como agente causal de tumores, según la “Asociación Americana del Cáncer”

Cáncer es toda proliferación incontrolada de células que da lugar a una tumoración maligna, que invade los tejidos vecinos, se siembra a distancia (metástasis) y su evolución natural es hacia la muerte del organismo.

Se le llama “Cancerígeno” a toda sustancia, agente o alimento que favorece el desarrollo del cáncer, siendo los más comunes el humo del tabaco, ciertos aditivos alimentarios como los nitritos, la parte quemada de las carnes asadas, los contaminantes químicos como los pesticidas, las radiaciones y algunos virus; todos los cuales, son capaces de desarrollar “mutaciones” en el material genético de las células corporales.

Alimentos que previenen el cáncer

Clínica Laurisilva. Nutrición anticáncer

Las Frutas representan junto a las hortalizas, el alimento “anticáncer” más efectivo. ya que cientos de rigurosas investigaciones científicas realizadas en todo el mundo, apoyan la afirmación de que el consumo abundante de frutas evita la mayor parte de los tipos de cáncer.

Las Hortalizas y verduras, todas protegen contra el cáncer en mayor o menor grado, debido a su riqueza en “betacarotenos”, “vitamina C”, y fitoquímicos antioxidantes.

Los Cereales Integrales con su riqueza en “fibra” mejoran el tránsito intestinal y evitan el contacto y absorción de muchas sustancias cancerígenas, al tiempo que su aporte en “fitatos” ejerce un efecto directo anticáncer.

Las Legumbres protegen contra el cáncer por su contenido en fibra y en elementos fitoquímicos anti-cancerígenos como el “ácido fítico y los fitatos”, con mención especial para la “soja y derivados”, que es muy rica en las isoflavonas “genisteína y daidzeína”, las cuales son hormonas vegetales o “fitoestrógenos” que protegen especialmente contra el cáncer de mama y próstata.

El Aceite de oliva, al sustituir las grasas animales en la alimentación, reduce el riesgo de padecer de cáncer de mama, y este efecto se debe a su riqueza en sustancias antioxidantes y ácidos grasos monoinsaturados.

El Yogur especialmente protege contra el cáncer de mama, y en parte su acción anticáncer se debe a su contenido en lactobacilos y en ácido láctico.

Alimentos para prevenir y tratar algunos tipos de cáncer específicos

Clínica Laurisilva. Nutrición anticáncer

Para el cáncer de Laringe aumente el consumo de frutas, verduras, aceites vegetales y vitaminas antioxidantes A, C y E.

Nasofaringe; se debe incrementar el consumo de verduras y betacaroteno.

Boca; se recomienda incrementar el consumo de frutas, en especial los cítricos, y las verduras, prefiriendo las ricas en betacarotenos.

Esófago; deben evitarse las bebidas muy calientes, e incrementar el consumo de frutas, sobre todo cítricas, verduras, betacarotenos y fibra.

Estómago; se deben consumir frutas cítricas y piña, hortalizas, ajo, cebolla, pan integral, aceite vegetal, pasta y arroz.

Hígado; deben incrementarse las hortalizas y betacarotenos.

Colon; debe preferir frutas, fibra y hortalizas, especialmente zanahorias y espinacas, pan y pasta integral y lácteos fermentados como yogur.

Páncreas; hay que aumentar las frutas y hortalizas, en especial coles y tomates, cereales integrales, legumbres, fibras y yogur.

Cerebral; incrementar el consumo de vitaminas C y E, a la vez que eliminar las frituras.

Pulmón; debe incrementarse el consumo de frutas y hortalizas.

Cáncer de mama; se debe aumentar el consumo de soja y derivados como leche y tofu, también de frutas, hortalizas, sobre todo espinaca y zanahoria, aceite de oliva, ajo, yogur y fibra, Vitamina C, betacaroteno, y vitamina E, y es importante evitar el alcohol, incluso a dosis bajas.

Riñón; Se incrementará el consumo de fruta, especialmente las cítricas y la manzana, las ensaladas, las vitamina E y C.

Próstata; Aumentar la ingesta de frutas, tomates, frutas desecadas como dátiles, higos, uvas pasas; legumbres, soja, pectina de cítricos, ajo, fructosa, vitamina E, carotenoides y licopeno.

Ovario; aumentar el consumo de hortalizas, especialmente de zanahorias, pan o pasta integral y aceite de oliva.

Endometrio; se debe incrementar el consumo de frutas, hortalizas, cereales integrales, legumbres, ajo y cebolla, además de betacarotenos.

Cáncer de cuello uterino; se debe incrementar el consumo de frutas y hortalizas, especialmente ricas en betacaroteno como la zanahoria, la vitamina C, los folatos y los antioxidantes como la vitamina E y A.

Vejiga urinaria; se debe incrementar el consumo de fruta, hortalizas y verduras, especialmente espinaca y zanahoria, betacaroteno, vitamina C y E.

Alimentos cuyo consumo debe reducirse, o evitarse

  • Carne, especialmente carne roja (vacuno, cordero y cerdo)
  • Pescado salado y curado, y Marisco, sobre todo de zonas contaminadas
  • Productos refinados, hechos con harina blanca y grasas trans
  • Leche
  • Huevos consumidos más de tres veces en semana
  • Azúcar refinado
  • Especias muy picantes
  • Bebidas alcohólicas

Salud desde la raíz:     Clínica Laurisilva

Esta artículo está basado en las recomendaciones que he dado por escrito a mis pacientes con cáncer, durante los 30 años que he ejercido como médico, y la información contenida en él es totalmente veraz.

Si necesitas recibir tratamiento curativo o preventivo, estaré encantado de atenderte en mi consulta de la Clínica Laurisilva en Las Palmas, calle Luis Morote nº 6. Planta 5.

Leer más…

Vitaminas en la comida

Aceites vegetales

 

Licenciado en medicina. Profesor de Naturopatía.
¿Te resultó útil este artículo? 
Etiquetado con →