Los nuevos consumidores del siglo XXI asocian la  salud con la alimentación.

Tienen una idea clara de la COSUSTANCIALIDAD ALIMENTO – MEDICAMENTO, es decir el alimento correcto como Garantía de salud y Remedio para la enfermedad. Hay un concepto intuitivo de la utilidad de la dietética.

Quieren informarse, y los medios de comunicación e internet son las fuentes más accesibles, pero el exceso de mensajes genera confusión y tienden a trivializar y simplificar la información sólo para lo que les interesa.

Por esta razón, los consumidores valoran a los nutricionistas, y a los profesionales de salud en general, como las fuentes más creíbles.

Características de una alimentación saludable

Alimentación saludable

  • Suficiente en energía y nutrientes, según la edad, el  sexo, la actividad, y la situación fisiológica.
  • Equilibrada: Con la proporción adecuada de macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas), evitando por un lado los excesos y por otro las deficiencias
  • Variada: Asegura el aporte de todos los micronutrientes (vitaminas, minerales, oligoelementos), también aporta suficiente fibra, y agua (2 a 3 litros al día)
  • Adaptada: A las Condiciones geográficas, culturales, religiosas e individuales.

Como ejemplo en nuestro entorno cercano tenemos la Dieta Mediterránea, que refleja la confluencia geográfica, histórica, antropológica y cultural de tres continentes: Europa, Asia y África.

Es un enclave de comunicaciones e influencias de tránsito frecuente, con un hábitat físico hospitalario y en un entorno climatológico templado.

En estas sociedades lograron configurarse un patrón alimentario excelente para la vida y la salud, que asimila algunas influencias y alimentos foráneos alrededor de sus productos básicos, que son el aceite de oliva, el trigo y la vid (uva y vino), la carne de cerdo y cordero, y el pescado.

La dieta mediterránea es ideal para su entorno, sin embargo no existe un patrón dietético único que asegure un perfecto estado nutricional, ni un sólo alimento que pueda ser considerado esencial para la vida o la salud, y no pueda ser sustituido por otros.

¿Qué determina tu salud?

Estilo de vida saludable

Tal vez estos datos te sorprendan tanto como a mí, pero es lo que estudiamos los nutricionistas en la Universidad.

  • El sistema de asistencia sanitaria, determina la salud de la comunidad en un 10%
  • La influencia del medio ambiente, la contaminación física y química etc. es algo más importante, un 20%
  • Le sigue en importancia el factor genético, la biología interna de las personas y su grado de envejecimiento, con un 28%
  • Y el factor más influyente para la salud física y mental, considerado en un 42%, es el estilo de vida, (si es saludable, o más arriesgado).

Los factores de Riesgo son aquellas conductas que representan un peligro para la conservación de la salud.

Los tres comportamientos con mayor influencia en las patologías crónicas, son el tabaquismo, el sedentarismo y la alimentación inadecuada.

Cómo ha cambiado nuestro estilo de vida y salud con respecto a nuestros abuelos

Cómo hemos cambiado con respecto a nuestros abuelos

Aumento de la incidencia de algunas enfermedades

Se ha producido un significativo incremento de las enfermedades crónicas no transmisibles: Enfermedades cardiovasculares, Obesidad, Cáncer y Diabetes.

Las enfermedades cardiovasculares, son la primera causa de mortalidad en el mundo occidental, siendo las más importantes desde un punto de vista de la salud pública, la cardiopatía isquémica, la enfermedad cerebrovascular  y la hipertensión.

Tenemos que admitir que existen factores de riesgo no modificables, como ser de sexo masculino, edad ( 45 – 55 años ) o antecedentes familiares positivos, pero afortunadamente también existen muchos factores de riesgo que sí son modificables:

  • hipercolesterolemia , aumento de colesterol LDL  y disminución del colesterol HDL,
  • mejora de la hipertensión ,
  • eliminación del tabaquismo,
  • gestión del estrés
  • Soluciones a la inactividad física,
  • siendo esenciales las modificaciones dietéticas que pueden diseñar los nutricionistas para cada patología

Y con respecto a las otras enfermedades crónicas que mencionamos:

La dieta incorrecta es directamente responsable de la tercera parte de las muertes por cáncer, y de igual modo, la prevención de la Diabetes Mellitus y la obesidad dependen extraordinariamente del estilo de vida.

Disminución de la actividad física cotidiana

En el hogar, en el tiempo libre, en el trabajo y en el transporte ahora se necesita mucho menos esfuerzo, movimiento y energía  que antes. Todos asociamos la práctica deportiva a la prevención en salud, y quería compartir algunos datos curiosos.

Ejemplos de actividades cotidianas que era normal hacer en la década de los 50:

  • Jugar gasta 900 calorías cada cuatro horas.
  • Comprar por la calle son 2.500 calorías a la semana
  • Cortar césped a mano son 500 calorías por hora
  • Hacer fuego con leña son 11.300 calorías por semana
  • Lavar la ropa a mano, eran 1.500 calorías al día
  • Conducir un coche sin dirección asistida eran 96 calorías por hora

¿Y ahora?

  • Ver la televisión son 310 calorías por cuatro horas
  • Comprar en una gran superficie son 1.500 calorías por semana
  • Cortar el césped con una cortadora eléctrica son 180 calorías por hora
  • Encender el fuego, no tiene gasto calórico
  • Poner la lavadora son 280 calorías cada 2 horas
  • Y conducir son 20 calorías por hora

Nutricionistas. ¿Por qué ir a su consulta?

Elección del estilo de vida

En la actualidad tenemos innegablemente un mejor nivel de vida, mayor disposición de alimentos de gran variedad, y mejores servicios sanitarios.

Tenemos muchas opciones de prevención en salud, es decir, medidas destinadas, no solo a prevenir la aparición de la enfermedad reduciendo los factores de riesgo, sino a detener su avance y atenuar sus consecuencias una vez establecida.

Promover la salud está al alcance de todos, ya que podemos elegir entrar en un proceso que nos permite incrementar el control sobre nuestra salud para mejorarla.

Por último, también tenemos mayor acceso a una educación para la salud, oportunidades de aprendizaje que suponen una forma de comunicación destinada a mejorar la alfabetización sanitaria de los ciudadanos.

Por eso, en la consejería de sanidad, al trabajo de los nutricionistas se le denomina literalmente “asesoramiento dietético y nutricional”.

Es en esencia enseñar a comer correctamente

Clínica Laurisilva

Este artículo está basado en los apuntes de la asignatura de Nutrición y Salud, de la Universidad Autónoma de Madrid, así que puedes estar seguro de que los datos son totalmente fiables.

Y si necesitas aprender a comer mejor, me encantará conocerte, en mi consulta de la Clínica Laurisilva en Las Palmas, Calle Luis Morote nº 6. Planta 5.

Leer más…

Nutrición anticáncer

Vitaminas en la comida

 

 

 

 

¿Te resultó útil este artículo? 
Etiquetado con →