Según la estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023, uno de los pilares fundamentales para lograr la cobertura sanitaria universal, es asegurar que los usuarios puedan tomar decisiones con conocimiento de causa en lo concerniente a su propia salud y auto cuidado.

Estrategia OMS 2014-2023 PDF

Un paciente “anticuado” puede ser una persona pasiva, que se sienta delante del médico como un niño desvalido que no entiende casi nada, y recibe órdenes fastidiosas.

Dice quejumbrosamente: “el médico me ha quitado el tabaco, el alcohol, el azúcar, la sal, o me ha dicho que camine….”

Puede que estemos enfermos, pero no somos tontos

Ahora, la mayoría de las personas somos “pacientes activos”, queremos hacer cambios, y preguntamos el porqué de todo.

Un paciente activo es una persona que está “formada” para participar de forma razonable y responsable en el “cuidado” de su salud, y llegado el caso, para ser protagonista de su “recuperación”.

Estas son 7 características de un paciente activo:

1.- La salud no es sólo la ausencia de enfermedad

La salud es mucho más, es un estado de completo bienestar a nivel físico, mental y social. Valoramos nuestra salud como un derecho fundamental, y preferimos todo aquello que hace la vida más plena.

Conocemos las ventajas de un estilo de vida saludable cotidiano, los beneficios de la práctica deportiva, de la nutrición, tal vez incluso nos atrae la meditación, y tratamos de ejercer una influencia positiva en el entorno.

2.- Más vale prevenir que curar

Comprendemos la importancia de la prevención, y los efectos positivos de solucionar los síntomas pequeños, que parece que “no tienen importancia”, antes de que se hagan mayores, como podría ser por ejemplo un cansancio excesivo, un trastorno del sueño, un dolor de cabeza, dificultades digestivas, pequeñas infecciones, etc.

Nos ponemos a resolver los problemas cuando son pequeños, y estamos preparados para no dar lugar a situaciones graves o terminales para, sólo entonces, ir a buscar ayuda.

3.- ¿Dónde está el libro de instrucciones?

El cuerpo humano es una realidad sensacional, con una farmacia interna, y con un médico interno, pero que viene “sin libro de instrucciones”.

Por esta razón, necesitamos un mínimo de formación con el objetivo de poder cuidarnos y protagonizar nuestra salud.

Internet está lleno de información, pero es difícil estructurarla, hacerla pedagógica, ordenarla, de lo más sencillo a lo más complejo.

A veces tener accesible demasiada información también es un problema, porque no sabemos por dónde empezar, cuáles son los primeros pasos, qué es lo esencial entre tanta paja, qué información es más veraz y qué otra es menos fiable.

¿Y dónde encontrar esa formación básica que nos permita comprender y practicar el auto cuidado de forma permanente?…

4.- Los prospectos de los medicamentos son para que el paciente los lea

Nos ocupamos de consumir medicamentos con responsabilidad, sin automedicación, y sin pasarse, y estamos por la labor de leer los prospectos con atención (los nuestros y los de los abuelos y niños…) para informarnos de antemano de los posibles efectos secundarios.

Así podríamos identificar los efectos adversos en el caso de que aparezcan, y sabemos tranquilamente que podríamos elegir también opciones naturales.

Costruimos canales de comunicación para buscar apoyo de calidad, y manejamos suficiente información para valorar en quién confiar, y quienes son, desde nuestro punto de vista, charlatanes que no merecen confianza.

5.- Mente y cuerpo del paciente

A veces por experiencia propia, hemos llegado a comprender la toxicidad de los procesos mentales, emocionales y de relación, y no tenemos prejuicios para combinar soluciones físicas con tratamientos psicológicos.

Cuando estamos enfermos tendemos a sentirnos también deprimidos o nerviosos, y estos estados de bajón, no ayudan.

Al contrario, si estamos de los nervios, ahora tenemos dos problemas. Lo natural es tratar la mente y el cuerpo al mismo tiempo cuando sea necesario.

6.- Síntomas

No sólo queremos que nos ayuden a curarnos, también deseamos saber el por qué de nuestra situación, y cómo evitarla en el futuro.

Preguntamos el porqué de los síntomas y deseamos valorar qué ocurre en el fondo, para participar en la construcción de soluciones auténticas a largo plazo, y no parches que sean “pan para hoy y hambre para mañana”.

Nos interesan las soluciones de raíz.

7.- La naturaleza es la que cura

Nos orientamos tenazmente hacia las leyes naturales que favorecen la salud como parte de un todo ordenado. Sentimos que la naturaleza es la que cura, la que cuida, y la que crea vida, algo a su modo perfecto y armónico.

Sabemos que no somos inmortales, pero hay un sentido de pertenencia a estructuras mayores que nuestra propia individualidad. Comunidades, familias, empresas…y desde nuestra pequeña responsabilidad, vamos dejando un legado de salud y de vida de calidad.

Y Tú. ¿Eres un paciente activo?

Clínica Laurisilva

¿Deseas recibir tratamiento médico, nutricional o psicológico?
Clínica Laurisilva
¿Deseas estudiar Naturopatía?
Naturopatía. Fitoterapia

 

 

“La pregunta es la más creativa de las conductas humanas”. Responsable de Innovación
¿Te resultó útil este artículo?