Los jabones son un elemento imprescindible para la salud de toda población. La ONG Rosa del desierto ha enseñado a hacer jabón a un grupo de mujeres en Nouadhibou, Mauritania, y la Escuela Begoña Ferrero ha colaborado en este proyecto regalando los conocimientos prácticos a uno de los médicos que colaboran con esta organización. D. Alberto Barrio.

Rosa del desierto. Proyecto de amor

Este es el email que nos ha enviado después de organizar los primeros cursos de jabones. Estamos super orgullosos de haber colaborado con esta pequeña aportación intangible. (La Escuela regaló los materiales e infraestructura para la docencia, y la profesora Mari Perdomo regaló sus conocimientos)

Escuela Begoña Ferrero

Mari Perdomo. Jabón Artesano Antigua

Saludos desde el desierto

Rosa del desierto 2

El año nuevo empezó y continua con la misma rutina que el año 2015;  las personas viviendo sus vidas con los nacimientos y muertes, risas y llantos, casamientos y enfermedades… tal como en el resto del mundo, con la diferencia de  que aquí la muerte suele ser más cruda, la enfermedad lleva más sufrimiento y el llanto es más cotidiano que en nuestras vidas.

Sin embargo es mucho más fácil provocar la sonrisa, porque lo poco que reciben resulta ser  siempre muchísimo más que lo que nos parece a nosotros, visto desde nuestro mundo.

Aquí os voy  a contar en  pocas líneas  lo que ha ocurrido durante los primeros meses de este año.

Según los registros:

· Hemos atendido 720 consultas, de cuales nosotros hemos podido visitar a domicilio solo 70, esto debido que hemos tenido problemas con el coche.

· Repartimos 267 raciones de comidas;( 6-8kg arroz, 1 l. aceite, 1kg leche en polvo, 4 paquetes de galletas y 4kg de cebollas).

· En el consultorio médico además atendimos 140 enfermos, diagnosticándoles y dándoles su tratamiento, de cuales la mayoría son crónicos. También enviamos unos 35 pacientes a especialistas y pruebas diagnósticas  al hospital regional de Nouadhiboú y otros 20 a especialistas en capital Nouakchott.

· Nos estamos convirtiendo en el 7º Robinet (grifo), los 6 anteriores dan nombre a otros tantos barrios y eran puntos de toma de agua. Del grifo de nuestra Sede, nuestros vecinos y familias toman cientos de litros de agua que damos con agrado.

· Pagamos  alquileres de varias viudas, gastos de transporte escolar,  material escolar a cientos de niños, ropa para niños de unas 25 familias,  pañales para minusválidos y leche maternizada para 5 bebes. También  pagamos 4 funerales, y compramos mantas,  colchones y 2 pares de gafas graduadas.

· En la segunda semana de enero empezamos los cursos de apoyo con 343 niños y 23 jóvenes obreros. Los alumnos estaban muy entusiasmados en el colegio recién pintado de color verde menta  y con las luces y agua que habíamos instalado durante las vacaciones. El entorno y su esfuerzo han dado unos resultados excelentes en este trimestre. El nivel de éxito ha sido superior al 90%

Pero todo esto no son solo números: detrás de  cada cifra hay una familia con varias personas con sus nombres y cuanto más grande es la tragedia mayor es la ESPERANZA.

Todos han acudido a Rosa del Desierto y todos han recibido algo para poder seguir adelante con sus vidas con nuevas fuerzas.

Este año hemos podido realizar dos nuevos proyectos: de jardinería y cursos de jabón.

Rosa del desierto 3

Nos ha visitado un voluntario experto en agricultura, Pablo, durante 6 semanas para ayudar a las familias a cultivar  la arena de Nouadhibou,   bastante  infértil,  enseñándolas a preparar la tierra y abonarla, indicarles como plantar, regar y tratar  diferentes verduras (tomates, judías, maíz, albahaca, pimientos y calabacines). Ha hecho unos 100 semilleros en nuestra terraza para después plantarlos en pequeñas parcelas de las familias correspondientes.

Esperamos que pronto el desierto florecerá!!

También organizamos un curso de jabón, que dimos  primeramente para nuestro personal y después a una cooperativa local.  Hemos  fabricado jabón ordinario para lavar la ropa y también jabón más específico para higiene personal, a partir de aceite de oliva reciclado.

Tenemos que agradecer la ayuda de la Escuela  Begoña Ferrero quien nos ha facilitado toda la formación de cómo hacer el jabón,  que es un elemento imprescindible para la salud de toda población.

Rosa del desierto 4

Voluntariado

Cuando hablamos de voluntariado no podemos dejar de mencionar a Persida, quien ha venido desde Canarias a dar clases a nuestro hijo Nur.  Ella ha hecho posible que Alberto y yo hayamos podido dedicar nuestro tiempo para labores de Rosa del Desierto, porque aunque Nur  asiste algunos días al colegio local, él está estudiando “online “ 1.º de la ESO  del Ministerio de Educación de España y necesita ayuda de muchas horas de un adulto.  Gracias Persi!

También nos visitó Leena, enfermera especializada en pediatría, y durante dos semanas limpio heridas, ungió pieles dañadas, tomo tensiones, controló diabéticos y ordeno medicamentos.

Sabed que sois un parte muy importante de esta organización, igual que de la vida de miles de personas.

Yo, quien escribo la carta, no puedo agradeceros suficiente por vuestras donaciones, oraciones y trabajos, pero sé que de algún modo  cada uno de vosotros recibirá lo que realmente merece.

En esto confío y los bendigo a todos.

Helena

        Rosa del desierto 8

“La pregunta es la más creativa de las conductas humanas”. Responsable de Innovación
¿Te resultó útil este artículo?  0 0 3