En 2009, acababa de leer el libro de Muhammad Yunus, el premio nobel de la paz de 2006, “un mundo sin pobreza”, y me había impresionado su idea de los microcréditos.

Entonces supe que había una conferencia en Las Palmas sobre Banca Ética. – ¿Qué es esto? ¿Banca ética aquí?

El ponente era Joan Antoni Melé, vicepresidente de Triodos Bank. La sala estaba hasta los topes, y la idea era fascinante. ¡Me convenció totalmente!

Enseguida abrimos cuentas corrientes para la Escuela Begoña Ferrero en Triodos en Madrid, sin importarnos que aún no había sucursales en las islas. Y cuando llegó el momento de tener un nuevo proyecto, la Clínica Laurisilva, contamos con financiación ética.

Peter Druker: “Todas las dimensiones de lo que supone ser un ser humano, y el ser tratado como tal, no han sido aún incorporadas al cálculo económico del capitalismo”

Razones personales para preferir la banca ética

Hay muchas razones para trabajar con la banca ética

1.- Optimismo: Me alegra sentir que el dinero de nuestro trabajo, circula por el mundo transformándolo para bien.

Pueden llamarme soñadora. Cuando tengo sueños, me siento más humana. – ¿Y por qué no?

La economía capitalista tiene su principio, su historia, y tendrá su final y su transformación. Empezó hace tres siglos con Adam Smith, quien entendía que la sociedad estaba formada por personas egoístas, como animales en la lucha por sobrevivir.

La hipótesis es: Si cada cual busca el máximo beneficio para sí mismo, finalmente se producirá el equilibrio. Una mano invisible lo regulará todo. ( No sé yo…)

No estoy de acuerdo con este señor, porque creo como mujer que la especie humana, sobrevive y prospera gracias a la cooperación grupal. ¿No te parece?

2.- No tengo obligaciones añadidas: En su funcionamiento cotidiano, Triodos es un banco normal. No me quita tiempo en reuniones, ni me pide ningún tipo de voluntariado. Simplemente confío en ellos.

3.- Coherencia: Toda la experiencia de contacto, la oficina, los materiales que usan, y hasta los bolígrafos reciclables, tiene que ver con el respeto al medio ambiente.

Estar en su oficina me hace sentir confianza, porque observo que tienen una filosofía, y la cumplen con detalles.

4.- Pertenencia a una comunidad: Mi tarjeta no es sólo una visa, es una carta de presentación personal. Y cuando alguien saca otra tarjeta igual de su bolsillo, nos reconocemos, -Ah!. ¿Tú también eres cliente de Triodos? -Y nos sonreímos.

5.- Transparencia: Cuando visito su web, puedo ver en qué proyectos han invertido.

Básicamente invierten en los sectores cultural (escuelas, arte, etc.), medioambiental (nuevas energías, agricultura ecológica, etc.) y social (proyectos para colectivos en situación de riesgo, cooperación al desarrollo, etc.)

Algunos de los proyectos que puedo ver en su web, son los nuestros. Antes de concedernos cada préstamo, nos estudiaron a fondo, ¡pero muy a fondo!

Esto dicen de nuestra Clínica:

Historias de la Banca Transparente. Clínica Laurisilva

Clínica Laurisilva

Iniciativas Sociales

Mejorar la condición física y psíquica de las personas a través de la medicina integrativa y natural. Esta es la meta que se ha marcado Begoña Alonso Ferrero, y lo quiere hacer a través de la Clínica Integrativa Laurisilva, iniciativa para la que ha contado con financiación ética.

En este proyecto, la emprendedora y el médico Sergio Chacón combinan tratamientos convencionales con terapias naturales para que aumente el bienestar de las personas cumpliendo, en todo momento, las normas vigentes en las áreas técnico sanitarias de calidad, medioambientales y de seguridad e higiene.

Tanto Begoña como Sergio disponen de un amplio bagaje en el sector ya que la primera dirige 2 centros de formación especializados en terapias naturales en los que el profesional sanitario colabora como docente.

Más motivos de lógica para preferir la banca ética

Nuestro dinero produce un impacto en la sociedad

1.- Economía no especulativa. Actualmente, detrás del noventa y ocho por ciento de las transacciones económicas no hay nada de economía real de producción, sino pura especulación: valores, divisas, futuros, derivados.

La banca ética no hace especulación, ni cotiza en bolsa. De modo que es un alivio no tener nada que ver con esto…

2.- Pacifismo: Si lo único que pretendemos es que nuestro dinero dé el máximo beneficio económico, las armas y las guerras, la prostitución y las drogas, son negocios muy rentables. Si la rentabilidad es la única condición, son excelentes opciones de inversión.

Por ignorancia nuestra, resulta que con nuestro dinero, los bancos no éticos hacen en el mundo cosas que, si las conociéramos, jamás apoyaríamos.

3.- Participación en los Objetivos para el Desarrollo del Milenio. Me encantan estos objetivos, y entiendo que estoy participando en su cumplimiento, aunque sea un poco.

  • Erradicar la pobreza extrema y el hambre
  • Educación Universal
  • Igualdad entre los géneros
  • Reducir la mortalidad entre los niños
  • Mejorar la salud materna
  • Combatir el VIH/sida
  • Sostenibilidad del medio ambiente

Podemos poner fin a la pobreza. (Ban Ki-Moon. Secretario General de las Naciones Unidas)

Somos muchos, los que uniendo nuestro dinero, podemos alcanzar grandes ideales, provocar un cambio.

Todo está por hacer,
Todo es posible todavía,
¿Quién sino nosotros?
(Miquel Martí I Pol)

 

Bibliografía consultada: Dinero y conciencia. Joan Antoni Melé.

“La pregunta es la más creativa de las conductas humanas”. Responsable de Innovación

¿Te resultó útil este artículo?