Dicen que hablar de uno mismo es lo más fácil, pero tal vez en mi caso esto NO sea cierto.

La verdad es que yo me conozco a mi misma mejor que nadie, o al menos así debería ser, y que mejor que hablar de lo que más conoces…… y sin embargo, a mi me es difícil hablar de mí misma, o más bien no me siento cómoda haciéndolo a pesar de que baso mi vida en la comunicación con los demás, en el más amplio sentido de la palabra “COMUNICACIÓN”.

Lo que te puedo decir, es que he decidido tener el valor de compartir un poco de mi vida a los que me puedan escuchar, esperando que nadie me va a juzgar por compartir un poco de lo que he vivido y aprendido, sobre todo en mi vida dentro de las terapias alternativas.

Me llamo Isabel Martínez Moreno, soy de un pueblecito pequeño de la Sierra en Jaén pero llevo 14 años viviendo en Gran Canaria , donde vine para pasar un año y donde sigo muchos años después y donde acabo volviendo me marche donde me marche.

Mi primer contacto con las terapias alternativas

Conocí por una lesión propia las terapias alternativas y desde el primer instante mi vida comenzó a cambiar a mejor, de eso hace ya veinte años; por aquella época yo vivía en Jaén capital y alternaba mi trabajo enseñando a leer y escribir a personas mayores en un centro de adultos con actividades deportivas, un día haciendo sentadillas con más peso del que debiera, mi espalda crujió y no pude moverme. Me llevaron al hospital donde me ingresaron y donde me dijeron que me había hecho una hernia discal y que tenían que esperar a que me bajara la inflamación tan grande que tenía para poder operarme, que no podría volver a hacer deporte y que con suerte me quedaría a un setenta por ciento de bien como antes de la lesión.

Y allí estaba yo con 24 años tumbada en una cama de hospital sin poder moverme del dolor, drogada con la farmacología y necesitando ayuda de las enfermeras porque no podía ni levantarme de la cama.

Vinieron a verme unos conocidos y uno de ellos me dijo que el masajista del Real Jaén Club de Futbol era muy bueno y que curaba cualquier tipo de lesión, así que se nos ocurrió la brillante idea de que ellos me cogían en brazos, nos escapábamos del hospital y me llevaban al campo de futbol para que este hombre me viera. Le dijeron a mi madre que se fuera a descansar y mientras ella estaba ausente me cogieron y me llevaron a ver a este masajista. Lo mejor que recuerdo de aquel día era el dolor tan grande en todo mi cuerpo cuando me movían, el olor a vestuario y cremas, el dolor en el masaje y la bronca de mi madre cuando volvimos y se lo contamos.

El masajista me recomendó mucho hielo, cuarenta minutos de hielo por cada hora y todas las horas del día que pudiera y así lo hicimos. Después del masaje yo me encontraba peor y pocas horas después me quedé dormida. Cuando desperté eran las dos de la madrugada, mi madre dormía en una silla y yo por primera vez en dos semanas me levante sola al servicio, y lloré cuando me di cuenta de que estaba mejor.

Al día siguiente pedí volver al masajista y me llevaron otro día después. Tras cuatro sesiones pedí el alta voluntaria, me fui a hablar con él y le pedí que me enseñara como poder aliviar tanto dolor y sufrimiento con solo dos manos. No solo me enseño como hacerlo sino que me puso a trabajar con él cuando me consideró preparada, y me ayudó a formarme como masajista, fue mi mentor y me animó a volar sola al año de trabajar con él, Juan Francisco de la Casa.

A partir de ese momento nada me llenaría más que ayudar a la gente a encontrar la armonía que me han dado estas terapias y nada me llena más que poder enseñar a otros. Transmitir conocimientos que les ayuden de igual o mejor manera que en su momento me ayudaron a mí.

Hay que tener en cuenta que esta historia es de hace veinte años. En la actualidad, las atribuciones y competencias de los masajistas están delimitadas al trabajo con tensiones musculares, (no directamente con lesiones). Esto es una ventaja, ya que el trabajo que se puede hacer con tensiones musculares es inmenso, tanto a nivel físico como psicológico. Y por otra parte, es complementario a la intervención sanitaria.

Mi formación

Soy licenciada en Filología Inglesa pero solo trabajé en esta profesión seis meses (la enseñanza obligada a niños no me satisfacía mucho), después me pasé a la enseñanza de adultos en diferentes centros de Jaén y he acabado siendo profesora de terapias alternativas, primero en Jaén, luego aquí y en los últimos años alternando mi enseñanza en Granada, Jaén y Gran Canaria. Quiero deciros que al igual que mis alumnos ahora, yo comencé mis pasos en este mundo de terapias naturales con la formación básica, pero el trascurrir de los años y mi amor por esta profesión ha ido haciendo que aprendiera, aprendiera y sigo aprendiendo.

Me he formado como Auxiliar de Enfermería, Quiromasaje, Masaje Deportivo, Reflexología, Drenaje Linfático, Auriculopuntura, Vendajes, Osteopatía y algún otro que ahora no recuerdo.

Hace ya seis años conocí la Medicina Ayurveda y me enamoré de la filosofía de vida y curación, y a través de esto me empecé a formar en todas las terapias orientales que iban apareciendo por mi camino… Shiatsu, Tailandes, Dien Chan, Reiki y claro esto me llevó a querer conocer los masajes exóticos como Balines, Stone Massge, Lomi Lomi…. Una vez dentro de este mundo las posibilidades son tan amplias, que cómo no probar con algo de estética, como los masajes anticelulíticos, la chocolaterapia, las envolturas, etc.

Cuando estoy en clase y mis alumnos me comentan la cantidad de cursos que imparto siempre les respondo lo mismo, son muchos años en esto y mucha curiosidad innata en mí pero sobre todo es el poder contar con personas que llenan mis clases con la misma curiosidad y las ganas de aprender que yo tengo, personas que confían en mis conocimientos, personas que me dejan formar parte de su crecimiento, personas que pasan a formar parte de mi vida y que me dejan ser parte de la suya, solo por eso merece la pena aprender y dar lo mejor de mi misma en cada curso, en cada clase;

Y lo más curioso es que ahora cuando estoy en un curso y aprendo algo nuevo o descubro algo interesante lo primer que pienso es: ¡que bien cuando esto se lo enseñe a mis alumnos!.

Te invito a participar

Con mi participación pretendo que este blog sea, ante todo, un espacio para leer, informar, reflexionar, compartir, entretener y opinar sobre las terapias alternativas. Lo más importante es que, entre todos, creemos un ámbito para compartir toda esta información y experiencias, que estoy segura que ayudarán a otras personas.

Bienvenidos a este espacio, gracias por formar parte de él.

¡Namasté!

 

¿Deseas recibir masaje oriental o estético?
Pincha aquí: Begoña Ferrero. Cita previa
¿Deseas aprender a realizar masaje oriental o estético, o venir como libre oyente?
Pincha aquí: Escuela Begoña Ferrero. Masaje oriental o estético
Auxiliar clínico. Profesora de Quiromasaje, masajes orientales y estéticos.
¿Te resultó útil este artículo?  0 0 53